Todo sobre la venoclisis pediatrica

Se ha detectado un bloqueador de anuncios

Nuestro sitio web es posible gracias a la exhibición de anuncios en línea a nuestros visitantes. Por favor, considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

¿Es lo mismo la venoclisis pediatrica que la de adultos? Pues, la verdad es que los objetivos son similares, pero la técnica varía un poco. Aprende aquí todo sobre este procedimiento en niños.

¿Qué es la venoclisis pediatrica y para qué sirve?

Este es un procedimiento invasivo en el cual se canaliza con un catéter la vena de un niño, lactante o neonato. Tiene como objetivo la administración de líquidos y medicamentos endovenosos, así como la extracción de sangre para pruebas diagnósticas.

¿Cuál es la técnica de la venoclisis pediatrica?

La técnica de la venoclisis pediatrica es muy parecida a la de los adultos, solo varía en pocos aspectos. Así que, si ya la has practicado en adultos te será sencillo lograrlo en los niños. Los pasos son:

  1. Armar todo el equipo de infusión. Esto es abrir la solución, conectar el macro o microgotero y purgarlo para que no haya burbujas de aire dentro del tubo.
  2. Luego de esto toca la inserción del catéter.
  3. Escoge el sitio donde quieres insertar el catéter. De preferencia que sea en alguna de las extremidades superiores y los más distal que se pueda.
  4. Coloca el lazo hemostático a 15 cm de la zona que deseas punzar.
  5. Inmoviliza con tu mano no hábil el miembro del niño y palpa todo el trayecto venoso.
  6. Cuando ya estás seguro del lugar donde irá el catéter limpia la piel con solución antiséptica y procede a insertarlo. Coloca el bisel hacia arriba y la aguja a 30° para penetrar la piel y llegar a la vena.
  7. Al notar que el capuchón se llena de sangre para e inserta solo el catéter de plástico, no el guiador.
  8. Si ya estás seguro de tu técnica retira el guiador y sin soltar el miembro del paciente fija el catéter a la piel con tela adhesiva o un adhesivo especial.
  9. Suelta el torniquete.
  10. Procede a entablillar el miembro para evitar que se salga el catéter.
  11. Conecta el sistema de infusión.
  12. Regula el goteo y todo estará listo.

Trucos para lograr una venoclisis pediatrica con éxito

Estas simples recomendaciones te harán un poco más sencillo el trabajo con los niños. Y también te ayudarán a evitar accidentes.

  • Nunca prepares el equipo delante del niño. Trae la solución y el macro o microgotero purgado en tu bandeja.
  • Te especial cuidado de no enseñarle la aguja.
  • Pide colaboración a los padres u otro profesional de enfermería para inmovilizar al niño. Así evitarás que te den patadas y tener accidentes con la aguja.
  • Si el niño es más grande, siempre coloca la venoclisis en la mano no dominante. Y por supuesto, lo más distal posible para no restringir mucho su movimiento.
  • Nunca te olvides de colocar la tablilla o inmovilizador para evitar que el catéter se mueva, o se salga de la vena. Esto evitará muchas complicaciones.
  • Para la administración de un medicamento de forma rápida se puede usar una aguja con forma de mariposa. Y, si se requiere hidratación u otro tratamiento más sofisticado se usa un catéter.
  • El calibre del catéter puede variar. Se recomienda uno N° 24 y 26 para los recién nacidos y 22, 24 y 26 para los niños más grandes.

 

Leave a Reply