Venopunción y cuidados de enfermería

Mantener el equilibrio hidroelectrolítico y hemodinámico de los pacientes que padecen de alguna patología puede ser posible gracias al procedimiento de venoclisis, el cual se le administra tratamiento directo al torrente sanguíneo por una vía venosa y así poder restaurar y mantener el equilibrio hidroelectrolítico.

La venopunción y la venoclisis son los procedimientos y técnicas más usadas alrededor del mundo, ya que su eficacia de ingresar soluciones que hagan efectos inmediatos o poder hacer pruebas sanguíneas para luego llevarla a laboratorios es posible gracias a estas terapias intravenosas.

La es un tema importante, ya que no es solamente ir y colocarle una punción a un paciente para sacarle la sangre o colocarle un catéter lleva su cuidado tanto en el proceso de colocarlo como en el de retirarlo. Existe la venopunción y cuidados de enfermería que se encargar de velar por el cuidado y recuperación del paciente.

Continúa leyendo, hablaremos un poco sobre este cuidado.

Venopunción y cuidados de enfermería

Al momento de hacer los procedimientos, el organizar los materiales o equipos junto con el retiro de los catetes lleva un proceso de cuidado. La venopunción y cuidados de enfermería abarca todo esto, ya que es las enfermeras deben velar por el bienestar de los pacientes dándoles así un buen servicio para que estos se recuperen rápido.

Los enfermeros se deben ver en la obligación de administrar, contribuir y mantener el uso racional de estos líquidos, organizar los materiales, manteniendo el control y el monitoreo de todo el procedimiento, y muchas otras cosas que deben estará atentos ante cualquier inconveniente.

La OMS pide invertir en enfermería para luchar contra la Covid-19

¿Qué es la venopunción?

La venopunción es el procedimiento mediante el cual se traspasa una barrera de protección la cual es la piel para así poder canalizar una vena a través de un catéter con el fin de administrar líquidos o medicamento de forma continua o rápida al torrente circulatorio del paciente.

También se puede decir que es el proceso en el cual se debe colocar una aguja en la vena ubicada en la piel para así poder realizar la toma de muestras de sangre o para colocar un tubo para la administración de medicamentos. Algunos de los cuidados que deben encargarse las enfermeras en la venopunción, son los siguientes:

Cuidado de la elección del lugar de punción

En la venopunción y cuidados de enfermería, estas deben saber muy bien que áreas deben hacer la punción, incumben mantenerle sumo cuidado a eso ya que un error y pueden ser perjuiciosos para el futuro. La punción se puede hacer en las siguientes áreas:

  • Dorsales metacarpianas: Tiene la ventaja de que daña mínimamente el árbol vascular.
  • La radial y la cubital: Le brinda comodidad a el paciente y garantiza un flujo constante.
  • La basílica media y la cefálica media: Admite mayores diámetros de catéter y su canalización es fácil.
  • La Yugular externa: No es aconsejable debido, por una parte, a su fragilidad, y por otra, a su complicada progresión hacia la vena cava a causa de la tendencia a desviarse a venas superficiales y la presencia de válvulas venosas.
  • Epicraneales en neonatos: venas temporales superficiales.
  • Venas de MMII (Excepcionalmente): arco venoso pedio dorsal.

Preparación del paciente

Las enfermeras deben preparar el paciente para la venopunción, tomando en cuenta:

  • Comprobar identidad del paciente.
  • Informar al paciente de la técnica a realizar.
  • Colocar al paciente en la posición más adecuada y cómoda, tanto para el propio paciente como para el profesional que va a realizar la terapia o tratamiento.

Otros cuidados de la venopunción

La venopunción y cuidados de enfermería es una parte importante, algunos cuidados son:

  • En adultos insertar los catéteres en las extremidades superiores siempre que se pueda para evitar accidentes.
  • Insertar un catéter venoso largo, central o por vía periférica, siempre que se piense que el tratamiento durará más de 6 días.
  • Hacer evaluación diaria del punto de inserción mediante palpación.
  • Estar pendiente de la evolución del paciente, si se ve algo fuera de lo común se debe extraer siempre el catéter si existen signos de flebitis, sospecha de infección o malfuncionamiento.
  • Usar los materiales adecuados para la venopunción.
  • Advertir al paciente que debe comunicar cualquier molestia o cambio que perciba en la localización del catéter.
  • Revisión del punto de inserción cada 24 horas.
  • Al momento de retirar la terapia intravenosa, se debe hacerlo con cuidado y con los métodos correspondiente.

Te va interesar