Venopunción pediátrica

La venopunción es un proceso clínico que según estadísticas señalan que la venopunción se hace con mayor frecuencia en servicios pediátricos. Los niños son comunes que al momento que se enfrenten a este procedimiento sientan emociones de ansiedad, angustia y hasta miedo. En los servicios de pediatría se han ido desarrollando métodos farmacológicos como también no farmacológicos para poder disminuir el dolor ante los procedimientos de la punción venosa en niños.

Durante la práctica diaria asistencial, el personal de enfermería se ve en la necesidad de realizar técnicas que provocan dolor, manifestándose en su gran mayoría en los niños. Continúa leyendo, hablaremos más de la venopunción pediátrica y como esta actúa dentro de los procesos médicos para niños que causa muchos efectos negativos en ellos gracias al miedo.

¿Qué es la venopunción pediátrica?

La venopunción es el proceso invasivo que consiste en la canalización de una vena para así poder tener acceso rápido al torrente sanguíneo del paciente. Esto se hace con la finalidad de poder tener una obtención de muestra se sangre o también para hacer tratamientos intravenosos.

En el caso pediátrico, también se hace estos mismos procedimientos. Dia tras día miles de niños son sometidos a estas pruebas para tomar muestras de sangre o para así poder hacerle tratamiento intravenoso por si tiene alguna patología. En su mayoría los niños indican el dolor por llanto o por movimientos corporales.

crianca-exame-sangue-medico-agulha - J. Salamone

Métodos que se aplican en la venopunción pediátrica

En la actualidad, existe una amplia variedad de intervenciones farmacológicas y no farmacológicas para el tratamiento del dolor en el paciente pediátrico ante la venopunción. Estas intervenciones, sobre todo las farmacológicas, se emplean con poca frecuencia, para combatir el dolor asociado a estos procedimientos. Investigaciones afirman que existen métodos farmacológicos y no farmacológicos que han sido seguros en el manejo del dolor frente a la venopunción en el paciente pediátrico

Métodos no farmacológicos

Son varios los métodos que se aplican para el control del dolor, pero con la diferencia que no precisa uso de fármacos. Uno de los métodos utilizaciones son las técnicas de distracción, como la respiración profunda y el juego terapéutico, música relajante, y otros, los cuales sirven no sólo para aliviar la ansiedad durante la venopunción, sino también antes de la realización de la técnica, disminuyendo así el miedo o angustia del paciente.

Son técnicas que no cuentan con coste alguno, ya que se pretende crear un ambiente agradable para los niños, pero con técnicas dinámicas y divertidas para bajar la tensión de la atmosfera. Es importante implicar a los padres en el uso/desarrollo de estos métodos.

Otro de los métodos no farmacológicos es el caleidoscopio. Es un cilindro con espejos; el niño que mira a través de un extremo de él, ve patrones simétricos de colores. Todos estos son métodos de distracción que alivian el dolor de la punción venosa.

Métodos farmacológicos

Este método de venopunción pediátrica es uno de los más utilizados en los servicios de pediatría, uno de los más reconocidos es el de la EMLA (anestesia tópica local; prilocaina 2’5%). Se han realizado algunos estudios en los que se ha usado este anestésico para realizar la venopunción, siendo muy efectiva. Su principal desventaja es su largo inicio de acción (comienza a hacer efecto hasta 60 minutos después de su aplicación) y su corta duración (entre una y tres horas).

A pesar de un utilizado este método, la anestesia para casos pediátricos suele producir como complicaciones como reacciones locales y en su mayoría áreas como lo es todo el codo y dorso de la mano. Tienen más riesgo de experimentar estas reacciones locales los niños más pequeños.

Uso de venopunción pediátrica

El uso de venopunción pediátrica puede ser para distintos fines como diagnósticos de patología, por ejemplo, para hacer estudios de muestras de sangre como también apara estudios radiológicos contrastados.

Venopunción pediátrica periférica

En relación a la selección de la vena para realizar la punción, el medico encargado debe considerar los siguientes aspectos:

  • Facilidad de inserción y acceso.
  • Tipo de aguja o catéter que puede ser empleado.
  • Método seguridad para el paciente

Además de eso, antes de iniciar el proceso de punción es necesario chequear la prescripción médica como lavar las manos, preparar el dispositivo, evaluar al paciente y realizar preparación psicológica, seleccionar el lugar y dilatar la vena. Por último, la punción implica seleccionar la aguja, calzar los guantes, preparar el lugar, perforar la vena, fijar el catéter y realizar la cura.

Vale resaltar que las técnicas de punción venosa deben ser realizadas de forma aséptica, para así mantener todo bajo control y mantener seguro el procedimiento.

Anatomía de venopunción pediátrica.

Para realizar la punción venosa en niños con seguridad, deben ser considerados los siguientes factores antes de seleccionar el método a hacer para evitar cualquier complicación: edad del niño, tamaño del niño, condición de las venas, motivo de la terapia, condiciones generales del paciente, movilidad y nivel de actividad del niño. Los sitios disponibles para Venopunción pediátrica se encuentran en las extremidades, cuero cabelludo y vena yugular externa.

Procedimiento de venopunción pediátrica

El procedimiento que se aplica para la venopunción pediátrica es un poco distinto a la de adultos, ya que en los niños se deben aplicar técnicas y métodos para brindarles seguridad.

  • Estirar la piel para inmovilizar la vena.
  • Una vez se haya hecho el retorno venoso, se debe retirar la aguja mulatica al mismo tiempo que se introduce el yelco de silicón.
  • Colocar un tapón venoso.
  • Cubrir sitio con gasa estéril.

Te va interesar